El 27 de octubre de 2015 en entonces fiscal General, Eduardo Montealegre Lynnet amplió por un periodo de cinco años el término de la prescripción en la investigación que se adelanta por el asesinato del dirigente político conservador Álvaro Gómez Hurtado. En la resolución se señala que existen nuevos elementos probatorios que permiten vincular a miembros de la Fuerza Pública en los hechos.

Debido a esto la prescripción por estos hechos quedó fijada en marzo de 2022. Este miércoles, cuando se cumple un nuevo aniversario del asesinato de Gómez Hurtado se presentaron dos nuevas solicitudes ante la Fiscalía General con el fin que el crimen sea declarado de lesa humanidad lo que representa que las investigaciones nunca se cierren y los responsables no reciban ningún beneficio judicial.

El representante a la Cámara por Bogotá, Samuel Hoyos manifestó en una carta enviada al fiscal General, Néstor Humberto Martínez que el crimen del líder político conservador se enmarca en una política de exterminio en medio de ataques generalizados y sistemáticos dirigidos en contra de un grupo de personas en especial.

“Sería muy importante para el país y para la familia del doctor Gómez Hurtado que la Fiscalía declare su magnicidio, como un crimen de lesa humanidad, permitiendo que la investigación avance, evitando su prescripción y que este grave delito quede en la impunidad”, explicó el congresista del Centro Democrático.

Hoyos considera que en las últimas dos décadas los avances en la investigación han sido casi nulos por lo que el crimen se encuentra en la impunidad. En la petición citó otros casos en los que se ha declarado la lesa humanidad como el caso del periodista Jaime Garzón, el abogado Eduardo Umaña Mendoza y varios dirigentes de la Unión Patriótica que fueron asesinados de manera sistemática.

Igualmente, el presidente de la Red de Veedurías Ciudadanas, Pablo Bustos presentó una solicitud ante el ente investigador para que la investigación tenga la connotación de lesa humanidad. Esto debido a que existen evidencias sobre la participación del Cartel de Cali y la clase dirigente colombiana.

“Fue un acto generalizado de maniobras para acceder al poder político y el control efectivo del Estado en la campaña del año de 1994”, precisó Bustos. En la petición se asegura que el papel de Gómez Hurtado resultaba molesto para altos dirigentes políticos frente a la influencia del narcotráfico.

Gómez Hurtado fue asesinado en la noche del 2 de noviembre de 1995 cuando en el norte de la capital de la República cuando salía de dictar una clase en la Universidad Sergio Arboleda. Dos sicarios motorizados interceptaron su vehículo y le dispararon en repetidas oportunidades causándole inmediatamente su muerte.

Fuente: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/solicitan-nuevamente-fiscalia-declare-crimen-de-alvaro-articulo-663577