Del presidente para abajo deberán demostrar que no consumen alucinógenos.

En uno de sus artículos el proyecto de ley radicado por el Centro Democrático plantea la necesidad de que el estado haga unos exámenes periódicos a personas cuya labor resulte peligrosa o inadecuada bajo el efecto de drogas, como es el caso de los hombres de la fuerza pública, pilotos, médicos, conductores entre otros oficios, dependiendo de su relevancia social y el peligro que representen para las personas de su entorno.

“Hay unas actividades peligrosas como manejar, portar armas u operar, a ellos se les podrá hacer exámenes para descartar el consumo, también a todos lo servidores públicos, por la relevancia social de su actividad, de esta forma se protege al consumidor y al resto de la sociedad”, precisó el representante Samuel Hoyos autor de la iniciativa.

Entre otras ideas, este proyecto contempla un tratamiento médico a los adictos, garantizando que el estado atienda estas personas y les facilite el tratamiento incluso entregando drogas suaves para el tratamiento de este sector de la población.

En el marco de esta nueva política pública habría lugares donde los adictos podrían ir a drogarse bajo la supervisión del estado.

 

Fuente: http://caracol.com.co/radio/2016/05/07/politica/1462591085_244906.html

Leave a comment