El principal riesgo de las zonas de concentración (o de despeje) para las Farc es la caguanización del país
Eso, si no se establecen unos límites claros, advierte Samuel Hoyos Mejía en su columna de El Nuevo Siglo. Considera, además, que “imponer desde Bogotá zonas de despeje en diferentes municipios del país, sin consultarle a los ciudadanos, resulta violento. Obligar a los colombianos a convivir con sus victimarios armados y sin la presencia del Estado, puede ser fuente de nuevas violencias”. Espera, así mismo, que el Gobierno consulte a los colombianos, pues “la democracia no puede ser a conveniencia. Santos debe entender que la paz se construye, no se impone, tampoco se compra”.

Los medios de comunicación han sido cómplices, la mayoría de veces sin quererlo, del éxito de la candidatura de Donald Trump. El precandidato republicano ha sido exitoso, en buena medida, porque ha logrado envolver a los medios en el adagio de Óscar Wilde: “Lo único peor a que hablen mal de uno es que no hablen de uno”, plantea Santiago Villa en su columna de El Espectador. “Las ideas irracionales y los insultos de Trump están diseñados para generar efectos sensacionalistas y crear un espectáculo, no para abrir un debate. Son estrategias de sabotaje”, agrega este columnista, para quien el exdueño de Miss Universo “sabe cómo manejar a los periodistas y poner a hablar a la prensa sobre él. Cimentó su popularidad haciéndose permanentemente visible”.

La educación sexual debería limitarse a la enseñanza de los métodos para evitar los embarazos
La alharaca sobre el asunto de la educación sexual de los niños es botar pólvora en gallinazos espirituales, sostiene Eduardo Escobar en su columna de El Tiempo. “Un muchacho de nueve años hoy puede con mucha probabilidad darle sopa y seco en conocimientos sexuales al casto procurador Ordóñez”, agrega y recomienda dejar que los muchachos “disfruten como mejor puedan de sus tesoros en este mundo de porquería”. Para él, lo pornográfico “es la guerra, las corrupciones del poder, lo pecaminoso es ‘Iván Márquez’ hablando de paz y justicia y poniéndole conejo a la sociedad colombiana, su retórica. No lo que hacen los jóvenes con sus atributos naturales en el tiempo que les dejan los goces ambiguos de la escuela”.

La discriminación a los artistas negros en los Óscar procede de la demografía y el mercado, no de la Academia
En la raíz del negocio hay marketing, demografía y avidez de capital, recuerda Jesús Mota en una columna de El País, de España. En el funcionamiento industrial del cine, “pocos actores tienen la capacidad hoy de soportar el peso de grandes inversiones; casi todos son blancos (hombres y mujeres, con Leonardo di Caprio, en primera línea; sin su presencia no hubiera sido posible la inversión requerida para The Revenant); las únicas excepciones reseñables son Denzel Washington y, quizá, Idris Elba”, expone el columnista, y remarca que la industria “produce calculando quiénes son sus espectadores potenciales y qué figuras pueden atraer capitales”. Para este columnista, la cuestión nodal de hacia dónde camina la producción cinematográfica según la dirección de los premios queda, como casi siempre, “para la trastienda de las fiestas”.

La profunda crisis por la que atraviesa Venezuela tiene su origen en un modelo económico que destruyó la producción nacional
Ese modelo económico también asfixió la economía mediante controles y dilapidó el mayor ingreso petrolero de toda la historia, un billón de dólares (mil millones), dice Julio Borges en una columna de El Universal de Venezuela. “Somos así el único país petrolero del mundo con una grave crisis, tras el boom petrolero de la década de 2004 a 2014”, lamenta, y explica que el gobierno venezolano se adueñó durante todos estos años del 70 % de la capacidad de producción del café, 60 % del azúcar, 55 % del arroz, 50 % de la leche, 50 % de la harina de maíz, y todos estos productos básicos escasean. “Las expropiaciones fueron la verdadera guerra contra la economía. Junto a esto el modelo actual obstaculiza el desempeño de los emprendedores venezolanos mediante trámites burocráticos y controles que impiden que cada día existan más empresas, más productos y más empleos. Ni producen, ni dejan producir”.

El periodismo actual pasa por las más diversas conductas e intereses, pero la civilización actual no puede prescindir de él
Aunque esa actividad sirve tanto a la democracia como a la dictadura, puede ser superficial o seria, el mundo sería bastante diferente o imposible sin medios, asevera Ernesto Rueda Suárez en una columna de Vanguardia Liberal. “Sin los ‘errores’ de Vicky Dávila no estaríamos investigando las podredumbres en la Policía —continúa el columnista—. Sin la prensa crítica no sabríamos lo suficiente del descalabro para Colombia del negociado de Reficar, las escuchas ilegales, los falsos positivos y muchos otros delitos que el eufemismo disimula o disfraza de “errores”, cuando no son sino delitos, corrupción”.

Temas Relacionados: Columnas de opinión del 01 de marzo de 2016

Fuente: http://www.pulzo.com/nacion/el-riesgo-de-las-zonas-de-concentracion-para-farc-es-caguanizar-el-pais-y-5-opiniones-mas/419507

Leave a comment