El representante Samuel Hoyos, integrante de la comisión accidental de Juventud de la cámara de representantes, dice que eventos como el de Saleh desalienta cualquier proceso de generación de nuevos liderazgos.

 

Septiembre 08 de 2014. “El Presidente JUAN MANUEL SANTOS prefiere perseguir, deportar y desplegar toda la inteligencia de Estado  para aprehender a un joven estudiante que tiene la valentía de levantar la voz por los derechos humanos en Venezuela, que impulsar la misma dinámica para perseguir a los verdaderos enemigos de la paz en Colombia y sus alrededores”

 

Saleh es un conocido contradictor del gobierno, es un joven que se está formando para la defensa de una ideología y de un modelo de país, si al presidente Nicolás Maduro, esto no le gusta, ha de saber que su estado ejerce constitucionalmente una  democracia, no una dictadura-afirmó Hoyos.

 

Para mí como Representante de la Juventud, este episodio es doloroso y contradice lo que nosotros los  líderes juveniles queremos proyectar: vigor en la participación política, formación en la escuela ideológica y logros en el Estado Social de Derecho. Además, este hecho desmiente el discurso del Presidente Santos que en su campaña prometió incrementar el acceso de jóvenes a universidades e instituciones de educación, me pregunto para qué? Si no es para  hacer una sociedad más culta, más plural, más libre? Por eso, el  programa de la Presidencia Colombia Joven lanza constantes actividades con el objetivo de promover la libertad de expresión, la igualdad, los nuevos liderazgos, pero a favor de quienes? De solo algunas posturas políticas?.. esto es desafiante y desmotivante. Por eso los jóvenes ya no creen en las instituciones y es nuestro reto devolverles la confianza.

 

Le pido al Presidente Santos que con prontitud explique su accionar en este caso, porque los jóvenes merecemos una explicación y los líderes de oposición también.