“SI PETRO NO ACATA SENTENCIA DEBE RENUNCIAR”: SAMUEL HOYOS
.- Carácter autoritario del Alcalde conduce a la ciudadanía a usar las vías de hecho.-
Bogotá.- 20 de Agosto.- “Es muy grave que el Alcalde de Bogotá Gustavo Petro, anuncie que no acatará una sentencia de la Corte, si esta es adversa a sus intereses políticos”, dijo el Representante Samuel Hoyos Mejía, al dejar una constancia en la plenaria de la Cámara.
“Nuevamente, el señor Petro demuestra su carácter autoritario, al amenazar con acudir a las vías de hecho si la ley y la justicia no son como él quiere”, sentenció el congresista del Centro Democrático.
Con la administración Petro- dijo- me preocupa que podamos estar frente al carrusel de la contratación parte 2, razón por la que les pidió a los organismos de control vigilar la contratación en el Distrito en virtud de las recientes denuncias acerca de la corrupción en Bogotá.
Los bogotanos, expresó El Representante Hoyos, “seguimos esperando a que la Registraduría nos convoque a las urnas para ejercer nuestro derecho constitucional a revocar el mandato del Alcalde”.

Anexo:
C O N S T A N C I A

El suscrito Representante a la Cámara por Bogotá, elegido por el Centro Democrático y miembro de la Comisión Primera Constitucional Permanente, en virtud de las amenazas de desacato y renuncia del señor Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Francisco Petro Urrego, frente a una sentencia de tutela próxima a ser proferida por la Corte Constitucional, se permite dejar la presente constancia:
Se ha vuelto costumbre por parte del señor Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, amenazar a los jueces con desacatar sus decisiones, controvertir y distorsionar el entendimiento dado a las disposiciones constitucionales por la Corte, cuando ellas afectan su actividad pública, toda vez que en su fuero interno pareciera no tiene cabida la ley, ni la constitución.
La amenaza de renuncia del señor Alcalde, resulta en la indebida utilización de su poder político en contra de esta decisión de la Corte, llegar al extremo de utilizar el apoyo popular para controvertir decisiones de la justicia, muestra con claridad el talante dictatorial del Alcalde.
Pedimos al Alcalde ceñirse a las leyes y respetar la institucionalidad, aceptar con altura y decoro las decisiones de la justicia y respetar el derecho de miles de personas que trabajan en este oficio y el de quienes disfrutan del espectáculo taurino.
Por el bien de la ciudad y de los bogotanos, solicitamos públicamente al Señor Alcalde que cumpla con su promesa de dimisión del cargo, de ser obligado por la justicia a respetar a los aficionados de la fiesta brava.

Atentamente,

SAMUEL HOYOS MEJÍA
Representante a la Cámara por Bogotá.